Y te dan tiempo para enfocarte en lo que hace falta.

El cambio de prioridades que está atravesando el usuario, sumado a los medios en los que frecuenta, provoca cambios organizacionales en las empresas… y si las empresas no se adaptan, ya sabemos qué pasa.

Sin ir muy lejos en el tiempo, el mail solía ser el medio más fuerte para generar conciencia (awareness), compromiso (engagement) y adquisición (ventas), pero ahora lo desbancó WhatsApp…

Los chatbots nos pueden dar tiempo realizando varias tareas y vendiendo, mientras nos podemos dedicar a otros aspectos importantes del negocio.

Para prolongar el cliclo de vida del cliente es fundamental un CRM (Customer Relationship Management) para ingresar data de los usuarios en cada interacción que tengan con la empresa, de esta forma se puede dar un buen servicio omnicanal, ya que toda la información de un cliente se registra en un único lugar.

Si tenemos un CRM en el cual registramos toda la información de los clientes, ¿qué tan bueno estaría que toda esta información se registre de manera automática por medio de un chatbot?

De eso se trata la automatización, realizar tareas y registrar información sin necesidad de la intervención humana.

Los chatbots nos pueden dar tiempo realizando varias tareas y vendiendo, mientras nos podemos dedicar a otros aspectos importantes del negocio.

Ejemplo cotidiano del uso de un chatbot

Pongamos un ejemplo con una situación cotidiana, una empresa gastronómica tiene un número de WhatsApp publicado en Instagram. Los usuarios prefieren escribir por WhatsApp porque es el lugar más práctico para chatear, es la razón de ser de WhatsApp.

Un usuario escribe por WhatsApp para realizar un pedido, pero los trabajadores de la empresa están con «las manos en la masa» literalmente, no pueden atender el WhatsApp porque están preparando pizzas.

Por suerte tienen automatizado el WhatsApp con un chatbot.

  • El usuario escribe: Hola
  • El bot lo saluda y le pregunta nombre y apellido: Hola, cómo es tu nombre y apellido?
  • Usuario responde: Juan Pérez
  • El bot le pide: barrio en donde vive
  • Usuario responde: Parque Batlle
  • El bot le pregunta: qué querés hacer ahora, tengo estas opciones:
    1- Lista de precios
    2- Hacer pedido
    3- Hablar con un humano
  • Usuario escribe 1, mira los precios, luego escribe 2 y hace el pedido.

Listo, ese usuario queda registrado en el CRM con nombre y apellido, número de celular y el barrio. El usuario además ya hizo su pedido mientras los trabajadores de la empresa estaban cocinando y haciendo otras tareas importantes…


En OSOM hace tiempo venimos trabajando en soluciones para automatizar procesos. Los productos que desarrollamos in house son:

Wapchita para automatizar el WhatsApp de la empresa y poder registrar todo en un CRM.

Osombot para automatizar tareas y procesos.

Omember para realizar cobros automatizados mes a mes, sin la necesidad de la intervención humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *